La Pintura y la poesía son una ventana por donde irrumpe la luz llenando la vida de color.

16 de mayo de 2017

Historias del desván 2






                                                                                                                               

Los días de vacaciones pasaban felices envueltos en historias que estaban escritas muchos años atrás en hojas de papel que por el tiempo transcurrido habían perdido su blanco inmaculado. Con gran paciencia iba ordenando todas las anotaciones y cartas que le llevaban a ir conociendo con palabras claras, sencillas y directa todo el amor que evocan aquellos  momentos de pasión, la belleza de lo que tenemos cerca, muy cerca...como es la esencia del amor...




Después de encontrar Melissa la acuarela y leer el el poema de amor que estaba en el reverso escrito no podía parar de pensar a quien podía ir dedicado y decidió investigar.
Al día siguiente se levantó temprano, el misterio y la magia se habían adentrado en su mente y la transportaba a vivir la historia de los protagonistas; respiró hondo para detener la zozobra que le agitaba.La memoria le trae con cada objeto que descubre cálidos aromas desvaídos, momentos felices y otros a veces desgraciados.


El cielo estaba sin nubes y un azul esplendoroso se fundía en el horizonte sobre el mar, Melissa abrió la ventana necesitaba aire después de leer los poemas y cartas que había encontrado...De nuevo Kavafis aparecía como respuesta a su musa…



LEJOS
Quisiera este recuerdo decirlo…
Pero de tal modo se ha borrado… como que nada queda –
porque lejos, en los primeros años de mi adolescencia yace.
Una piel como hecha de jazmín…
Aquel atardecer de agosto – ¿Era agosto...?-
Apenas me recuerdo ya de los ojos; eran, creo, azules…
Ah sí, azules: un azul de zafiro. 


La llama de aquel amor lejos de extinguirse se acrecentaba. Cuando la noche llega con fuerza trae promesas plasmadas en impulsos de poesía que despiertan en su mente el amor y la dicha como perfume de vida.

Ellos se  hallaron una tarde junto al mar, sus miradas se encontraron, fue el destino, y ese ardor de juventud despertó en ellos el placer y el acercamiento sensual de los que aman.Tan solo tenían veinte años, corría el año de 1883.  Muchos de sus poemas quedaron olvidados en aquel cajón durante muchos años, la historia permaneció guardada hasta que la curiosidad de Melissa descubrió aquella carpeta. Algo debió de suceder, hasta ahora no ha podido encontrar nada mas de aquellos amantes…
Pero Melissa sigue buscando en el desván esperando encontrar como pudo acabar la historia.



Sneyder 
Abril /25/ 2017





Sneyder C.

Pintura:Auguste Renoir-Omar Ortiz

27 comentarios:

Sneyder C. dijo...

Queridos amigos, por diversos motivo he estado alejada de este espacio, espero que pueda seguir estando con todos vosotros con mas asiduidad. Poco a poco pasaré a saludaros y leer vuestros post.

Gracias por vuestra presencia y cariño.

Un cálido abrazo

Ester dijo...

Y si Melissa lo descubre que nos lo cuente porque me he quedado intrigada. Tu alejamiento no te ha quitado ni un lapice que arte para escribir. Saltibrincos

Rafael dijo...

Bonitas letras para este regreso. Espero que todo vaya bien.
Un abrazo.

dijo...

Cómo me gustan estas historias de cartas antiguas!!
Creo que Melissa va a seguir buscando y lo encontrará.No dejes de decirnos cómo acabó tan bella historia.
Creo que es bueno escribir un "diario".Quién sabe quién lo leerá o buscará la emoción entre sus hojas
Besucos

Juan L. Trujillo dijo...

Se notaba la falta de tus siempre atinadas y bellas letras y de tu colección de descriptivas acuarelas.
Tu ausencia, no ha menoscabado la calidad de las mismas.
Pero, en esta reentrada, nos has dejado con la miel en los labios.
Bienvenida y besos.

Mari-Pi-R dijo...

Lo que uno puede encontrar en un desván que llega a conseguir poner a la luz un amor secreto y olvidado.
Preciosas letras, un abrazo.

Marinel dijo...

Bueno...al menos tiene la opción de dejarse llevar por su imaginación e inventar finales a su gusto, aunque yo quiero imaginar que juntos hicieron poesía de sus vidas.
Qué romántico.
:)
Besos.

Magdeli Valdés dijo...

Nunca el olvido se apodera del paso del tiempo
allí cobijado se guarda a veces
la mejor de los sabores, de las ideas
y del sentir que renueva esperanzas...que dibuja nuesvos visos de vida
por el camino.

un abrazo.

Julia L. Pomposo dijo...

Una preciosa y conmovedora historia, yo creo que Melisa no bebería seguir buscando, es mejor que cada cual imagine un final para esa historia de amor. El mar del primer cuadro está tan real que hasta huelo a brea y sal.
Besos

José Manuel dijo...

Ahora que has vuelto no te hagas de rogar mucho, queremos seguir leyendo tus hermosas letras.

Besos

Alfredo dijo...

No me cabe la menor duda de que Melissa acabará por encontrar lo que busca.
Salu2.

Franziska dijo...

Es asombroso pensar como han cambiado las costumbres. Las cartas era el único medio de comunicación y tardaban muchos días en llegar pero eran algo maravilloso, algo que trascendía que se impregnaba de la presencia de quien escribía, algo muy suyo dejaba al ir escribiendo. Ahora todo es mucho más fácil, tenemos muchos medios para comunicarnos y esa espera ha desaparecido -la espera era un sufrimiento- el problema de ahora es que no queda memoria escrita, eso se ha perdido. Nadie podrá encontrarse en ningún cajón algo semejante cuando Melisa ya no esté.

Me gustó mucho tu relato. Un abrazo. Franziska

AdolfO ReltiH dijo...

EXCELENTE RELATO. UNA INTRIGA LLENA DE NOSTALGIAS.
ABRAZOS

Conchi dijo...

Hola Sneyder, espero que Melissa continúe investigando, pues ahora, yo estoy en ascuas por saber algo más.

Besos.

Kasioles dijo...

Y nos dejas con la intriga de lo que ha podido ocurrir con esa maravillosa historia de amor.
Las letras, que siempre dejan una profunda huella, te llevarán al final y descubrirás que hay amores que no mueren y marcan una vida entera.
Ha sido un placer leerte y sobre todo recibir tu grata visita con tus letras.
Cariños en el corazón.
Kasioles

Élys dijo...

Estas histórias de antigas correspondências, me faz sentir saudades de tempos que longe vai.
Um abraço.
Élys.

Buscador dijo...

Cuanto lo pasado y necesitado a pesar del tiempo. La añoranza cobra memoria y la memoria nostalgias y melancolías de haberse sentido feliz. A saltos agigantados voy de una época a otra con gritos que me llaman por estar perdidos y las lágrimas con sentir buscan y rebuscan...A flor de piel mi corazón la busca en su denudez; como algo ajeno a todo lo que siento pero pobre de mí que ella, soy yo...

Mª Jesús Muñoz dijo...

Caty, nos dejas un revuelo de sentimientos, que llegan desde el pasado y que Melisa nos va acercando a ellos poco a poco...Hay historias que quedaron dormidas en espera, siempre, de salir a la luz de la vida...Me encanta que tú nos las descubras y nos llenes de nostalgia y sentimiento, amiga.
Mi felicitación por la magia de tus letras y pinturas.
Mi abrazo y mi cariño siempre, Caty.

Mª Carmen dijo...

Que bonito relato, los sentimientos fluyen a medida que se va leyendo. La nostalgia de tiempos pasados remueven el corazón. Me ha encantado. Besitos.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El tono del texto, entre la poesía y la prosa, enternece. La melancolía que lo cubre tiene la virtud de ser placentera, en ese escarbar de recuerdos en el desván, que llevan a Melissa, a tropezar con un poema de Cavafis, hermosísimo en su sutil erotismo, que reafirma un amor. A propósito, ya que instalas a Cavafis, en tu texto, me viene a la memoria uno de los poemas del vate griego, que más me llego, siento, y respeto por su tesitura escritural:
Cuerpo, recuerda no sólo cuánto te amaron,
no sólo los lechos en que yaciste,
sino también esos deseos por ti
que brillaron claros en los ojos,
y temblaron en la voz– y que algún
obstáculo casual hizo fútiles.
Ahora que todos ellos pertenecen al pasado,
casi parece como si te hubieses
entregado a esos deseos– como brillaban,
recuerda, en los ojos que te miraban;
como temblaban en la voz, por ti, recuerda, cuerpo.

Un abrazo, y un beso por este sueños de post en entregas. Carlos

Demian dijo...

Que hermosa historia, mas a compañada de tan lindas acuarelas hacen un conjunto hermoso. Un placer leerte

Ernesto. dijo...

Un hermoso texto poético y bien desarrollado... Perfectamente asumible como real. No en vano "habrá" sucedido más de una vez. Las acuarelas en la misma línea.

Abrazos, Caty.

Fina Tizón dijo...

Igual que tú, también yo estuve alejada del blog varios meses. Para mi es un placer recuperar el contacto con vosotros, disfrutar leyendoos. El relato que nos dejas es bello, amiga Sneyder, te felicito por ello.

Un abrazo de bienvenida

Fina

Patty dijo...

Es bonito leerlo con esa dulzura con la que lo has posteado me ha encantado :* besos

AMALIA dijo...

Emocionante y precioso texto.

Un placer visitarte.

Un beso.

Gizela dijo...

Un relato bello y con matices poéticos
Atrapa y espera más Una historia romántica y con todas las posibilidades de ser una historia real en la vida de alguien que no se llame Melisa
Te felicito!
Besotessssss

Maite Lorenzo dijo...

Espero que nos cuentes que es lo que Melissa va encontrando en ese misterioso desván... Ummm!!!
Besos

Safe Creative

Safe Creative #1406180127626 Safe Creative #1508180192816